Volvió Boris Johnson, tras sufrir el COVID-19, ahora con una posición favorable a un duro aislamiento

«Me niego a tirar por la borda el esfuerzo y el sacrificio de los británicos y correr el riesgo de caer en otra escalada que cobre más vidas». Con ese discurso, a favor del aislamiento, regresó Boris Jonhson al ejercicio del poder, luego de pasar tres semanas confinado por contagiarse con el COVID-19. Estuvo 3 días en terapia intensiva desde el 6 de abril.

Tres semanas después reapareció ante los periodistas al frente de la residencia oficial del primer ministro. Allí dejó de lado definitivamente su política inicial de la «inmunidad de rebaño» o el rápido regreso a la actividad económica.

Boris Johnson estuvo fuera del ejercicio de su cargo exactamente la mitad del tiempo que lleva la epidemia en Gran Bretaña. Así de duro fue para él superar el coronavirus.

Tal vez por eso dijo claramente: «Entiendo su impaciencia y su ansiedad», pero ratificó que todo se hará lentamente y siguiendo el consejo de los científicos porque volvió a repetir que éste virus «es la mayor amenaza para el país desde la II guerra mundial.»

En su reaparición, Johnson, pese a todo, quiso brindar un mensaje enérgico pero con señales de optimismo.Señaló que el país esta haciendo un progreso que permite estar «pasando el pico».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.