Coronavirus: ya hay nueve muertos del área de salud y aumenta el número de contagios

Están en la primera línea de la lucha contra el coronavirus y por ende, son los más expuestos frente al avance de la enfermedad. El personal médico y no médico que se desempeña en centros de salud constituye casi el 17% del total de casos detectados en todo el país, según los últimos datos brindados por el Ministerio de Salud de la Nación esta mañana. La cifra supera el 10% del promedio de contagios entre personal sanitario a nivel mundial.

A la fecha, son 764 médicos, enfermeros, kinesiólogos, instrumentadores, camilleros, personal de limpieza, administrativo y de seguridad con Covid-19 positivo, sobre un total de 4.532 casos confirmados a nivel nacional. La edad promedio del personal sanitario contagiado es de 30-39 años, el 63% son mujeres y el 37% son hombres.

De esos 764 trabajadores de la salud que dieron Covid positivo, ya fallecieron nueve, de los cuales ocho tenían complicaciones previas de salud, de acuerdo a lo informado esta mañana por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. El 3,3% sigue en terapia intensiva y el 26,2% fue dado de alta. A nivel nacional, los muertos totales por coronavirus ascienden a la fecha a 229, con una tasa de letalidad del 5%.

Solo 49 profesionales y empleados del sector de la salud (6,4%) tienen antecedentes de viaje, mientras que 715 contrajeron el virus por transmisión vertical (contacto con paciente infectado), horizontal (por contacto con otros trabajadores de la salud en el ámbito laboral) o contacto estrecho con una persona con Covid-19.

El número del personal sanitario infectado crece a la par de los contagios entre la población, en medio de reclamos porque no cuentan con los equipos de protección necesarios, falta de capacitación sobre cómo utilizarlos, e insuficientes medidas de prevención para quienes deben cuidar y atender a los enfermos.

En varios casos que se hicieron públicos recientemente en clínicas privadas, como el del Centro de Salud Norte de Vicente López, los contagios del personal en clínicas privadas se dispararon ante el intento de ocultar los infectados, o la no realización de test para detectar la presencia de Covid-19 a tiempo.

La situación bonaerense

La Provincia de Buenos Aires, por albergar el 35% de la población, es la que concentra las cifras más altas. De acuerdo a la información brindada por la cartera sanitaria bonaerense a Infobae, al 30 de abril, los trabajadores de la salud contagiados son 339, incluyendo personal médico y no médico de instituciones de salud públicas y privadas. Esa cifra constituye el 20,7% del total de 1.632 casos positivos diagnosticados en el distrito bonaerense a la fecha.

La mayoría contrajo el virus en alguno de los 17 hospitales y clínicas privadas en los que se detectó transmisión comunitaria. El 23% son contagios verticales, entre el personal y los pacientes, y el 44% son contagios horizontales, o sea entre el mismo personal que suele estar en contacto estrecho en hospitales y clínicas. En tanto, el 16% son casos importados, que contrajeron el virus por haber estado en el exterior o en contacto directo con alguien que vino de afuera. El 17% está en investigación.

Desde que estalló la pandemia, se confirmaron 6 muertes por Covid-19 entre el personal sanitario de la provincia de Buenos Aires, según le precisó esta mañana la cartera sanitaria bonaerense a Infobae. Representan el 6,5% del total de 92 muertes que registra la Provincia.

Tres de ellos – un enfermero, un médico y un empleado de seguridad – eran oriundos de San Vicente. Otra médica, que estaba trabajando en la clínica San Carlos, vivía en Escobar. El quinto caso fue el de un médico vecino de Berazategui que trabajaba en dos Centros de Atención Primaria de ese partido, en el sur del conurbano bonaerense, y en la clínica privada General Belgrano, en Quilmes. Y el último fallecimiento fue el de un psicólogo, en Exaltación de la Cruz, que atendía a pacientes de forma particular, según precisaron fuentes de la cartera sanitaria bonaerense a este medio.

No obstante, hay que tener en cuenta que el número de personal sanitario infectado conocido no es el real, ya que muchos son asintomáticos, y por ende, no se les realiza el test pese a trabajar en una institución médica. Para ser sometido al análisis, hay que entrar en la definición de “caso sospechoso” establecido por el Ministerio de Salud de la Nación. La última modificación fue a mediados de abril y amplió los requisitos a tener fiebre de 37,5° o más, junto a la pérdida del olfato y del gusto, tos y dificultad respiratoria. En el caso del personal de la salud, solo deberán presentar dos de esos síntomas para ser testeados.

Si bien no hay un registro oficial con el detalle del personal de centros de salud contagiado por distrito, la Unidad de Datos de Infobae relevó que 13 partidos de la Regional Sanitaria V de la provincia de Buenos Aires, más La Matanza, La Plata y Bahía Blanca concentran al menos 162 casos.

La Matanza, el distrito más populoso de la Provincia, no hace públicos sus datos. Infobae pidió la información los últimos dos días a fuentes del Municipio y quedaron en facilitarla, pero finalmente no lo hicieron. El portal El Nacional de La Matanza publicó que la secretaria de Salud municipal, Gabriela Álvarez, confirmó 105 contagios al 29 de abril último.

De acuerdo al relevamiento hecho por Infobae, el personal de ese distrito infectado en centros de salud suma 21, aunque según medios locales la cifra ascendería a 25. Hay que tener en cuenta que los contagios se contabilizan por el lugar de residencia del afectado con Covid-19, y no por la institución médica donde trabaja. Así, por ejemplo, en la clínica privada Los Cedros, en la localidad de San Justo de La Matanza, dieron positivo un médico, una enfermera y una mucama. Pero no todos viven en ese municipio.

La institución fue denunciada esta semana ante la Justicia federal por los intendentes de de Hurlinghan, Juan Zabaleta, y de Esteban Echeverría, Fernando Gray, por incumplir el protocolo de Covid-19 para prevenir la propagación de la enfermedad ya que vecinos de sus distritos trabajan o estaban internados en esa clínica.

San Martín, en tanto, registra 24 trabajadores de la salud contagiados sobre un total de 107 casos. En este distrito de casi 500.000 habitantes se ubica el Hospital Manuel Belgrano, que se convirtió en un foco infeccioso que disparó la cifra de contagios a 99. Desde la dirección del nosocomio negaron la falta de elementos de protección denunciada por la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), aunque tras conocerse la cantidad de infectados, se incrementó el personal, la cantidad de equipos de protección y los testeos. Tras haber estado cerrado, al día de hoy la institución se encuentra parcialmente habilitada.

La Plata, por su parte, registra 22 trabajadores de la salud infectados que representan el 41,5% del total de 53 casos confirmados en la capital bonaerense, según informaron fuentes de ese municipio a Infobae.

En Bahía Blanca hay registrados a la fecha 16 contagios de trabajadores de la salud sobre 36 casos positivos en total, lo que equivale al 44% de los diagnosticados con COVID-19. Los casos se dieron mayoritariamente en el Hospital de la Asociación Médica (HAM), que fue cerrado y reabre recién este lunes.

A su vez, Pilar registra 14 contagios entre el personal sanitario, aunque fuentes de este Municipio aclararon que se trata de solo “cuatro casos en el sistema sanitario del distrito: 2 en el Sanatorio Austral, 1 en la clínica privada Fátima y un cuarto en el Hospital municipal. El resto son personal médico de centros de salud, con domicilio en Pilar.

Vicente López, en tanto, contabiliza 13 aunque fuentes de este municipio también aclararon computan a la fecha solo 5 si se considera el domicilio, y no por centro de salud en el cual se contagiaron o trabajan». En este último partido aumentó el personal contagiado por lo sucedido en el Centro de Salud Norte de Villa Adelina, cuya clausura e intervención fue ordenada por la Justicia, y sus pacientes trasladados a otras instituciones.

En tanto, Tigre registra 12 contagios de profesionales y trabajadores de centros de salud; Escobar 8; San Miguel 7; San Isidro y Malvinas Argentinas 6; San Fernando y José C Paz 5; y Campana, Exaltación de la Cruz y Quilmes, uno en cada distrito.

En el distrito porteño

Desde la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, informaron a este medio que, al 30 de abril, hay 238 trabajadores de la salud infectados, el 19% del total de 1.236 vecinos porteños con Covid positivo. Según el último parte del Ministerio de Salud de la Nación, el número de casos detectados en la Ciudad es ligeramente inferior, 1.197, según como se contabiliza el domicilio.

Uno de las instituciones médicas con más afectados fue el Sanatorio de la Providencia, en el barrio porteño de Balvanera, que debió cerrar tras comprobarse que 34 profesionales que trabajaban allí habían dado positivo de Covid-19. Y el Hospital Italiano, ubicado en el la zona de Almagro, notificó 19 casos positivos con Covid-19.

En los hospitales públicos de la Ciudad hubo, en las últimas dos semanas, reclamos de personal de la salud por más insumos de protección contra la pandemia y la incorporación de mayor cantidad de personal.

Fuente del gobierno conducido por Horacio Rodríguez Larreta afirmaron, sin en embargo, que “no existe” tal falta de insumos. “Se entregan martes y viernes a todos los efectores de acuerdo a los pedidos que hagan. Si alguno tiene una urgencia se efectúa la entrega inmediata pero no tenemos registrado ninguna falta. Es algo que monitoreamos constantemente y una vez por semana tenemos reunión con todos los directores de los hospitales”, aseguraron.

Sin datos a nivel país centralizados

Según pudo corroborar Infobae, no hay datos oficiales con la información centralizada sobre el personal de la salud contagiado en los distintos distritos. Tampoco el detalle de la institución donde trabajan. El argumento esgrimido, en muchos casos, es la privacidad de los infectados y por una cuestión de “confidencialidad médica”. Tampoco la Organización Mundial de la Salud publica un informe sistemático sobre profesionales de la salud contagiados a nivel mundial en relación al resto de la población infectada.

En Chaco, la cifra de personal sanitario afectado superó la mitad de los infectados en toda la provincia, y falleció un profesional de la salud. El mayor número de contagios se dio en el Hospital Julio C. Perrando, el principal de la provincia, cuya propia directora resultó contagiada. En ese establecimiento, clave en el sistema de salud pública provincial, hubo 60 contagios entre personal médico y no médico.

La Rioja y Río Negro también registran un profesional de la salud muerto. Y en la ciudad rionegrina de Cipolletti 14 trabajadores se infectaron en el Sanatorio Río Negro, lo que obligó a su cierre.

En Córdoba, donde los casos positivos detectados entre la población suman 291, el Ministerio de Salud provincial informó que eran 43 los médicos, enfermeros, camilleros y profesionales de distintas áreas contagiados hasta el 25 de abril. La cifra representa el 15%.

Reclamo de los trabajadores

Desde la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa), reclamaron la instrumentación del Plan Nacional de Protección para los Trabajadores de la Salud, a raíz del avance en los contagios de Covid-19 que -según esa entidad- “ya alcanzó a 500 empleados”.

“Un plan integral requiere Elementos de Protección Personal (EPP) en cantidad y calidad, un programa masivo de educación, el cambio de criterio de casos para permitir testeos amplios entre el personal sanitario y la integración de Comités de Crisis en todos los niveles, con participación gremial”, sostuvo Fernanda Boriotti, presidente de Fesprosa.

El miércoles pasado, junto a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la CTA-Autónoma, tuvieron una reunión en el Ministerio de Salud de la Nación para llevar la propuesta de “declarar de interés nacional la protección de los trabajadores de salud” y establecer normas de funcionamiento del sistema, capacitación y entrega de elementos de protección personal que permitan reducir al mínimo el riesgo de contagio tanto en el sistema de salud público como en el privado.

Los números totales a nivel país

Según el último informe del Ministerio de Salud de la Nación, el total de infectados en el país asciende a 4.532, de los cuales 229 fallecieron. El total de personas recuperadas asciende a 1.320 (el 29%), mientras que 2.983 siguen con la infección en curso. En terapia permanecen 164 pacientes.

Respecto a los casos confirmados, 916 (20,2%) son contagios importados, 1.949 (43%) son contactos estrechos de casos confirmados, 1224 (27%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Ayer fueron realizadas 2.336 nuevas muestras y desde el inicio del brote se realizaron 63.866 test para diagnosticar la enfermedad, lo que equivale a 1.407,5 muestras por millón de habitantes.

¿Cómo se procesó la información?

La Unidad de Datos de Infobae viene cubriendo esta pandemia desde sus inicios, con los registros para distintas variables, tanto a nivel mundial como nacional. Al no existir datos abiertos oficiales, la información contenida en informes diarios del Ministerio de Salud de la Nación, así como en conferencias de prensa, es trasladada cada día manualmente a hojas de cálculo. Además, se monitorea diariamente el repositorio de la Universidad Johns Hopkins, de Maryland, Estados Unidos, de donde se obtienen los datos mundiales.

En el caso de esta nota, para confeccionar el mapa del personal de salud afectado, se recurrió a los informes oficiales de las Regiones Sanitarias I y V del ámbito bonaerense, así como a fuentes del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, y de distintos municipios. Sobre la base de esos datos se calcularon tasas de letalidad, incidencia y porcentaje de positividad de personal de salud sobre el total de afectados.

Un estudio científico demuestra que todos los infectados por COVID-19 desarrollan anticuerpos que evitarían el recontagio

El trabajo fue presentado por la revista científica «Nature». Es el resultado de una investigación de un grupo de científicos en China: todas las personas que entran en contacto con el virus desarrollan anticuerpos, que les permitiría evitar un recontagio. Es el principal aporte del estudio a la comunidad científica que en todo el mundo lucha contra el COVID-19.

Esto es algo que no estaba claro y establece un punto de partida para las pruebas serológicas que ya se realizan en distintos países.»Hemos encontrado respuestas de anticuerpos al SARS-CoV-2 en 285 pacientes con COVID-19. Dentro de los 19 días desde la muestra de síntomas, el 100 % de los pacientes dieron positivo por inmunoglobulina G (IgG) antiviral». Esta afirmación es muy importante ya que demuestra la permanencia de los anticuerpos una vez superada la enfermedad.

La seroconversión

Es el proceso mediante el cual, el cuerpo humano, ante una «agresión» de un virus o una bacteria, por ejemplo, comienza a desarrollar los anticuerpos a modo de defensa.

Para explicar a grandes rasgos, hay varios tipos de «defensas» para proteger al cuerpo humano. Los IgM de inmunoglobulina son los que primero aparecen, en el momento inicial y en lo agudo.

En ese momento se va desarrollando el IgG, el anticuerpo que supera a la enfermedad y permanece como un «registro» o «memoria» de la enfermedad. Para responder si volviera a aparecer.

El trabajo del equipo chino demostró que en los pacientes infectados, con o sin síntomas, los anticuerpos contra el COVID-19 permanecen en el ser humano.

Inmunidad, identificación y vacunas

Las pruebas serológicas son útiles para el diagnóstico de pacientes sospechosos con resultados negativos de RT-PCR y para la identificación de personas asintomáticas».

De esa manera, se puede tener una estimación mucho más precisa de la extensión de la pandemia de COVID-19.

El prestigioso virólogo italiano Roberto Burioni destacó por Twitter la buena noticia «porque es una buena promesa para la inmunidad».

Es oficial: los beneficiarios de los créditos Anses no deberán pagar las cuotas hasta el 30 de junio

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) oficializó la prórroga hasta el 30 de junio próximo del vencimiento para el pago de las cuotas de los créditos otorgados por la dependencia nacional, en el marco de las medidas tendientes a aliviar la situación económica de los 5,6 millones de jubilados y pensionados que tienen deudas con el organismo.

Lo hizo a través de la Resolución 1/2020 publicada este viernes en el Boletín Oficial, que convalidó lo anunciado por la Anses el 21 de abril último, y extendió por 24 cuotas adicionales el plazo original que tenían estos créditos.Para el Estado y la Anses, la prórroga significará un esfuerzo de $ 8.000 millones en junio.

La resolución del organismo precisa que los intereses generados sobre saldo deudor se aplicarán una vez vencido dicho término, durante el cual los beneficiarios alcanzados por esta medida no podrán solicitar el otorgamiento de nuevos créditos del Programa.Además, amplía el plazo de amortización en 24 meses que se agrega al término original pactado en los créditos que fueran otorgados a partir del 26 de marzo y hasta el 21 de abril de 2020, a efectos de que la cuota que se le debite mensualmente de sus haberes resulte igual o inferior a la que se determinó en las condiciones originales del contrato.

De todos modos, la normativa aclara que el titular de un crédito que considere que las nuevas condiciones contractuales no le resultan beneficiosas, tiene la facultad de solicitar a la Anses que se mantengan las condiciones pactadas inicialmente debiendo notificar su voluntad en forma fehaciente.

Entre Ríos registra más de 500 casos de dengue

El Ministerio de Salud de la provincia informó esta tarde que los casos de dengue registrados llegaron a 507. La mayor concentración se registra en el departamento Paraná, con 178 infecciones.



El detalle de casos departamento por departamento es el siguiente:



Paraná: 178



Diamante: 13



Concordia: 34



Colón: 15



Federación: 8



Gualeguaychú: 72



Uruguay: 11



Islas: 2



Nogoyá: 145



Federal: 2



La Paz: 1



Tala: 8



Victoria: 16



Gualeguay: 1



Villaguay: 1
fuente www.analisisdigital.com.ar

Estremecedor caso de abuso sexual y amenazas en la sede paranaense del Ejército Argentino

De ANÁLISIS

Una joven denunció penalmente a cinco miembros del Ejército Argentino sede Paraná, por abusar sexualmente de ella, hostigarla, acosarla y presionarla para que no haga la denuncia. Al caso lo dio a conocer el diario Uno este jueves.

Imputados en el expediente Acosta Bruno Ariel y otros/Abuso sexual y exhibiciones obscenas

Bruno Ariel Acosta de 40 años, casado, sargento del Ejército.
Gerardo Elías Rivoldi, 34 años, alias “Batata”, cabo primero del Ejército, divorciado.
Juan Manuel Videla, 43 años, capitán del Ejército.
Mariana Andrea Albornoz, 27 años, soltera, soldado voluntario.
Pablo Luis De Leonardi, 43 años, casado, mayor del Ejército.
Qué pasó

María terminaba el Núcleo de Instrucción Básica (NIB) para ser soldado voluntaria del Ejército Argentino, en la sede Paraná. Corrían los últimos meses del año 2017 cuando comenzó a ser hostigada y acosada sexualmente por un superior de ella, el sargento Bruno Ariel Acosta de 40 años.

La joven jamás entró en ese juego. Acosta hasta le escribía insistentemente desde un perfil falso de Facebook, donde la invitaba a salir permanentemente. El acoso no sólo se daba en ese plano virtual. En medio de las clases, Acosta decía a todos que la joven estaba saliendo con él. La muchacha, absorta, no dejaba de repetir que eso era mentira. El hostigamiento fue insoportable hasta que la denunciante se puso de novio con un soldado voluntario. Fue entonces cuando su superior relajó la presión que ejercía sobre la muchacha.

Los primeros días de noviembre, comisionaron a la pareja de la muchacha a Monte Caseros. Con el novio lejos, el hostigamiento se intensificó progresivamente hasta terminar en un abuso sexual colectivo contra la joven.

Los episodios más graves ocurrieron en medio de una fiesta por la culminación del NIB. Según la denuncia de la chica, el 23 de noviembre de 2017, de tarde, el jefe le ordenó vestirse de civil y salir con él y otros soldados a comprar comida y bebida para esa noche. Cerca de las 21, cuando estaban comiendo, bebiendo y escuchando música, los denunciados se fueron solos a la “pieza de semana”, a donde convocaron a la joven.

Como nadie puede negarse ni contestar las órdenes de un superior, la muchacha fue hasta el lugar acompañada por un amigo. En la puerta, mandaron a su amigo a comprar gaseosas y la hicieron entrar.

Adentro de esa habitación, le reprocharon que ella empezó “por abajo” cuando podía empezar “por arriba”, en referencia a su novio, un soldado sin cargo. La manosearon. Le preguntaron si le daba “el cuero para cuatro”. En esa situación, la muchacha pidió permiso para ir al baño y uno de los soldados que estaba en el lugar la empujó contra la pared, la manoseó por todo el cuerpo, le apretó el rostro y la besó. Ella forcejeó y salió corriendo, llorando y pidiendo auxilio a su amigo.

Fueron los dos a otro lugar de las instalaciones. Una hora y media después aproximadamente, mientras la chica se descargaba con su amigo, hasta ese lugar llegaron dos de los denunciados. El soldado que la había manoseado en la “pieza de semana” y la mujer de apellido Albornoz se desnudaron y tuvieron relaciones. La joven salió corriendo con su amigo de ese lugar.

Pasó sola toda la noche en el alojamiento femenino. Después llamó a su novio que estaba lejos y le contó toda la situación. El muchacho la incitó a contarle todo a su padre y le advirtió que él no podía hacer nada en contra de sus superiores.

A la mañana siguiente, la imputada Albornoz le envió un mensaje de audio a la chica. Le dijo que si alguien preguntaba por ella, tenía que decir que pasó la noche en el alojamiento femenino. Que no cuente nada de lo que había pasado porque si no “va a quedar mal el capitán y todo eso”.

Cuando regresó de la comisión, el novio de la chica pidió hablar con el jefe Mayor de apellido Ponce. Éste último estaba con todos los denunciados cuando recibió al joven. Los jefes le pusieron días de arresto al muchacho y le bajaron la nota de comportamiento y exigencia física. Como excusa de las medidas le dijeron que él no había dicho que conocía toda la situación.

No fue el único que hizo algo por la muchacha. El padre de la joven dio cuenta al Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) de lo que había ocurrido, y contó a retirados que le hicieron saber al Mayor Ponce y le pidieron que haga algo. Nada pasó.

Según denunció la muchacha, en el Ejército todos sabían lo que había ocurrido. Se enteraron que ella hizo la denuncia penal cuando pidió permiso para ausentarse y mostró la citación de Fiscalía para que concurra a declarar. Como eso fue de un día para el otro, no pudieron hacer nada.

La muchacha piensa que todo lo que ocurrió tiene un motivo principal: es mujer y joven. Además, considera que la voluntaria denunciada, en algún punto, también es una víctima.

Amenazas y presiones

Después de denunciar en sede judicial, las amenazas y presiones siguieron contra la joven. Apenas ella denunció en Fiscalía, la llamaron para iniciar una “investigación” interna en el Ejército. El amigo de la muchacha, testigo de todo lo que ocurrió, no declaró en ese sumario interno lo que sabía porque tenía miedo, y le avisó a la chica. De Leonardi, el encargado de la investigación que, asimismo, está imputado en la causa penal, le aseguró a la chica que todos habían declarado en contra de ella y le hicieron saber que si ellos “se hundían, ella se hundía” también.

La coaccionaron para que baje la denuncia en instancia penal y sólo quede como “algo leve” en un sumario interno.

Qué se atribuye a cada uno y mensajes

Se le atribuye a Acosta, en octubre y noviembre de 2017, maltratar a una joven en las instalaciones del Ejército que cursaba el Núcleo de Instrucción Básica (NIB). Acosta persiguió a la chica, la hostigó y acosó constante e insistentemente con intenciones sexuales. El acosó generó temor en la víctima que evidencia estrés post traumático. Se le atribuye también no hacer la denuncia de los delitos cometidos por él y otros.

Tras esos acontecimientos, el propio Acosta envió un mensaje a la joven diciéndole: “El que realmente te quiso y te ayudo a que termines el NIB LE PAGAS ASI??? OK son buenas la vida siempre tiene una vuelta y tardes te vas a dar cuenta lo que te convenía por lejos y no solo era algo del momento”.

A Videla le imputan conocer todo el episodio del primer abuso contra la joven y tampoco denunciarlo. Se le imputó saber que Albornoz coaccionó a la víctima para que no denuncie el abuso y, además, el propio Videla convocó a todos los implicados e hizo llevar a la víctima a la “Pieza de semana”. Eso fue unos días después de los abusos. En ese lugar, Videla convalidó la conducta denunciada y la incitó.

A Albornoz, en tanto, le atribuyen no denunciar el primer abuso que sufrió la joven y someter a la víctima a los actos exhibicionistas de ella y Rivoldi. Días después de eso, Albornoz increpó a la joven y le ordenó que no denuncie lo que había pasado.

Por último, a Leonardi le imputan conocer casi todos los hechos denunciados por la joven, no denunciarlos y además incitarla para que no denuncie.

La causa está avanzada. Los denunciados fueron procesados en noviembre de 2019. Todos negaron la denuncia. Algunos fueron trasladados y otros suspendidos de la fuerza. La denuncia fue interpuesta por la víctima el 11 de diciembre de 2017.

Anses y la crónica de un final anunciado: las razones de la salida de Vanoli

Tras la salida forzada de Alejandro Vanoli de la ANSES el Gobierno ya piensa en «una nueva etapa de gestión» para afrontar la profundización de la crisis económica y social a raíz de la extensión de la cuarentena.

Cerca de Alberto Fernández explicaron a A24.com que el pedido de renuncia del ahora ex titular de la ANSES tuvo dos desencadenantes centrales:El caos generado en los bancos cuando miles de jubilados terminaron agolpados en las calles intentando cobrar sus haberes
Y problemas en la ejecución del pago de ayuda especial a monotributistas y trabajadores informales (IFE)Todavía no se formalizó la renuncia de Vanoli porque sería el propio Presidente quien anuncie en las próximas horas a su reemplazante.

Cerca de Alberto explican que la salida de Vanoli se enmarca en un cambio de estilo de gestión, que había sido pensado de una manera en diciembre, para resolver el problema del déficit, y tuvo problemas para afrontar la crisis que se desató por la cuarentena decretada para controlar la pandemia de coronavirus.

El estilo «Se pensaba para un partido desde diciembre con un delantero bajito y habilidoso de área, y ahora se necesita un tanque alto y fuerte de 9 que meta goles, porque plata estamos metiendo….», relatan cerca del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encargado de pedirle la renuncia al titular de la ANSES.En Casa Rosada ahora dicen que «se viene otra época de la gestión. Y la Anses será primordial y se necesita más determinación en la gestión».

«Vanoli venía a reparar el caos financiero que dejó el macrismo y ahora se necesita un piloto de tormenta para la peor crisis socioeconómica jamás prevista y la Anses es la viga central de gestión», señalan en Balcarce 50.

Cortocoircuitos en el gabinete por la crisis

Cuentan cerca del Presidente, que además hubo cortocircuitos en el mismo gabinete.

Cafiero, por orden del Presidente, con otros ministros como el de Economía, Martín Guzmán y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, insistían en la necesida de agilizar la ayuda del Estado a las empresas Pymes y distintos sectores sociales más vulnerables.Pero Vanoli se resistía a pagar la segunda cuota del IFE que, dicen en la Rosada, «claramente habrá que resolverlo».

Se trata de 8 millones de hogares y 80 mil millones de pesos que el Estado nacional desembolsará en abril y deberá volver a hacerlo en mayo, a partir de la paralización de la mayoría de las actividades económicas.

«Si pagamos marzo, con abril hundido y todos en cuarentena con más razón habría que pagar una cuota 2 de IFE. Y además es una decisión del Presidente», señalan en el Gobierno.

La decisión de imponerle la salida a Vanoli la tomó el miércoles por la mañana el Presidente, cuando se enteró por Cafiero que Vanoli tampoco había designado representantes del Estado en empresas que tienen acciones de la ANSES.Fue la gota que rebalsó el vaso. El jefe de Gabinete, por orden de Fernández, citó a Vanoli para las 19 a Casa Rosada y le pidió la renuncia.

Redacción A24.com

Ministra de Justicia: «No existe un plan de liberación generalizada de presos»

Frente a la polémica desatada por la excarcelación masiva de detenidos por la pandemia del coronavirus, la ministra de Justicia, Marcela Losardo aseguró: «No existe un plan de liberación generalizada de presos» y agregó: «Nadie está de acuerdo en sacar violadores y asesinos seriales, pero estamos de acuerdo en que hay un grupo de alto riesgo».

En ese sentido, Losardo señaló a Radio Mitre: «Hay gente que está hace tres años y está por cumplir su condena, hay mujeres embarazadas, hay personas enfermas, estamos hablando de que esta gente salió por alto riesgo en relación con el coronavirus».»Más que una negociación, lo que hay es una mesa de diálogo en la que participan el ministerio de Justicia, el Servicio Penitenciario Federal, representantes del Poder Judicial y de organizaciones sociales».
«Escuchamos las demandas de las personas privadas de su libertad, algunas tendrán que ver con nosotros, algunas con el Poder Judicial… el Presidente ya dijo y lo volvió a aclarar, que él no va a indultar a nadie».
«En la campaña lo volvieron loco al presidente diciendo que iba a indultar a las personas investigadas por corrupción, cuando él siempre tuvo la misma posición al respecto; no esperen que indulte porque no lo va a hacer».
La ministra sostuvo : «La Justicia nos pidió las listas de todos los detenidos con todas las características que solicitaba la acordada, que también establece que se dará cumplimiento a la protección de la ley de víctimas, pero dicen que salieron 2500 personas y que no hay tobilleras: eso no es así»Por último, Losardo señaló: «No es cuestión de despegarse o no despegarse, somos gente de criterio, que conocemos el Derecho. No magnifiquemos las cosas, porque sino todo el mundo se para en un lugar para posicionarse y estamos en un momento muy complicado».

Liberación de presos: «Mientras la gente está encerrada, los delincuentes salen a la calle», criticó Larreta

El Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta salió a sentar posición sobre la liberación de los presos que está dictando la Justicia para evitar un brote de Covid-19 en las cárceles: «Que salgan los presos es indignante: Mientras la gente está encerrada, los presos salen a la calle», dijo Larreta.

«El que lo engancharon robando en Almagro había salido el día anterior. Y el tipo les dijo: ‘igual no importa: entro mañana y vuelvo a salir», ilustró.Por otro lado, respondió a algunas críticas sobre el rol de la policía en la prevención de la inseguridad durante la cuarentena: «La presencia policial en la calle nunca se aflojó», observó.

Educación a distancia: un estudio muestra que 1 de cada 5 estudiantes de primaria no tiene acceso a Internet

Un relevamiento llevado a cabo por el Observatorio Argentinos por la Educación, asegura que de cada 100 hogares en el país, 63 poseen conexión a Internet, mientras que 1 de 5 estudiantes del nivel primario no están alcanzados por la conectividad.

La posibilidad de poseer conexión a Internet se ha vuelto la herramienta fundamental para el desarrollo de la educación a distancia en esta época sin clases presenciales debido a la pandemia de coronavirus.El estudio redactado por Alejandro Artopoulos, director de investigación y desarrollo del Centro de Innovación Pedagógica de UDESA, agrega que 15,9% de los alumnos de secundaria no cuentan con acceso a Internet en el hogar, según datos de la prueba Aprender.

“Para estos estudiantes, las oportunidades de continuidad pedagógica en el contexto de la pandemia de coronavirus se ven más limitadas” enuncia Artopoulos en la narración.Nivel Primario

En Argentina, el 19,5% de los alumnos no cuenta con acceso a Internet en el hogar, según los datos que surgen de las respuestas de los estudiantes del último grado del nivel primario en el cuestionario complementario de la prueba Aprender 2018.

El promedio nacional esconde fuertes disparidades dentro del país. En un extremo, hay 7 provincias donde un tercio o más de los estudiantes no cuenta con Internet en su hogar: Santiago del Estero (40,7%), Formosa (37,7%), San Juan (36,1%), Catamarca (35,0%), Misiones (35,0%), Chaco (33,5%) y Corrientes (33,3%).

En el otro extremo, las jurisdicciones donde este porcentaje es inferior al 10% son Ciudad de Buenos Aires (7,2%), La Pampa (7,5%) y Tierra del Fuego (8,0%).Nivel Secundario

Los resultados de analizar las respuestas de estudiantes del último año del nivel secundario en Aprender muestran que, en comparación con el nivel primario, hay un menor porcentaje de estudiantes de la secundaria sin acceso a Internet: 15,9% en el país. Este valor es similar al observado a partir de los resultados de las pruebas PISA.

Tal como sucede con otros indicadores, la situación nacional esconde fuertes desigualdades. Ninguna provincia supera el tercio de estudiantes de nivel secundario sin Internet en su hogar, pero 9 superan el 25%: Salta (29,7%), Catamarca (29,5%), Formosa (29,5%), Misiones (29,4%), Corrientes (28,9%), Jujuy (28,7%), San Juan (27,8%), Santiago del Estero (26,8%) y Chaco (26,1%).

En el otro extremo, las provincias con resultados representativos con menos del 10% de estudiantes de nivel secundario sin Internet en sus hogares son La Pampa (5,1%), Ciudad de Buenos Aires (7,2%) y Tierra del Fuego (7,5%).En Argentina el 85% de los alumnos de 15 años tiene conexión a Internet en su hogar, según la información de PISA 2018, aportada por los propios estudiantes. El país se ubica en el puesto 62 sobre 80 países. Esta cifra es inferior a la de países como Australia, España, Estado Unidos o Francia, que casi llegan al 100%.

En comparación con los países de la región, es inferior a la reportada en Brasil (91%), Chile (90%) y Uruguay (88%); y supera los valores de México (72%), Colombia (72%) y Perú (58%). Vale la pena aclarar que estas cifras no tienen en consideración la calidad del servicio de internet.En un contexto donde no hay certezas acerca de cómo quedará definido el calendario del ciclo lectivo, ni el retorno a clases presenciales, la desigualdad en la conectividad tendrá impacto directo en los procesos de aprendizaje.

La posibilidad de establecer un aprendizaje significativo serán menores en la medida en que los estudiantes no tengan los recursos para poder acceder a dichos aprendizajes.

POR Ignacio Bottaro

CuidAr: ¿Cómo es y hasta cuánto podrá controlar a la población la nueva app del Gobierno contra el coronavirus?

El Gobierno admite que la sociedad argentina no acepta políticas de control ciudadano, después de 37 años de democracia. Por eso aclara que la nueva versión de la aplicación para celulares CuidAr que busca incluir como otro método para controlar la pandemia en Argentina, será solo de uso “voluntario”.

En ese marco, cerca de la Casa Rosada descartan que estén pensando en utilizar sistemas de geolocalización de personas que no cumplan la cuarentena, como hicieron los modelos «exitosos» de China, Singapur o Corea del Norte pero con duras críticas por tratarse de regímenes dictatoriales.Según señaló a A24.com Fernando Schapachnik, uno de los expertos de la Fundación Sadosky que trabajó en el desarrollo de la app junto científicos del CONICET, de la Cámara de la Industria del Software y el ministerio de Ciencia y Tecnología, la aplicación -que lanzó la jefatura de Gabinete, “va a ir evolucionando a medida que se necesiten otras funcionalidades”.

Pero el modelo no será China ni Singapur, regímenes autoritarios que avanzaron sobre los datos y derechos individuales, aclaró.Sebastián Uchitel, investigador del Conicet, sostuvo que «la idea es que esta aplicación sea una base para la implementación de las políticas que el gobierno quiera ir implementado para manejar la cuarentena».

¿Qué puede hacer el Gobierno con la App?

Schapachnik, de la Fundación Sadosky que depende del Ministerio de Ciencia y Tecnología, precisó que «el Gobierno pidió por ahora cuatro aplicaciones simultáneas para intentar controlar y medir el avance de la pandemia».

La idea es avanzar en la «etapa localizada o segmentada de la cuarentena, por barrios, ciudades o regiones para detectar dónde se registran brotes de transmisión comunitaria».Las 4 aplicaciones que usarán en la cuarentena segmentada:

1. Autodiagnóstico de COVID-19: El Gobierno intentará crear estadísticas sobre la localización geográfica de los contagios a través de los datos que recopile de los usuarios que se bajen la aplicación y se hagan «autodiagnóstico por síntomas» de coronavirus.
Esa aplicación funcionará como «un primer filtro para evitar el colapso de las líneas telefónicas de emergencia» de cada provincia o distrito.
En caso de coincidir con síntomas sospechosos, la misma aplicación derivará a un operador médico que se pondrá en contacto con la persona para atenderla y derivarla al sistema sanitario.
2. Trámite del permiso para circulación en transportes públicos o vehículos a quienes estén previstos en las actividades exceptuadas de la cuarentena.
Aclaran que, al menos por ahora, no se utilizará para controlar las salidas para hacer compras al supermercado o por el barrio.
3. El Gobierno pidió otras dos aplicaciones: una “tiene como objetivo ayudar a la organización de los centros de operaciones” como por ejemplo, la disponibilidad de camas de terapia intensiva en cada región.
4. La otra “permite tener una visión de diagnósticos para saber dónde se producen brotes para determinar las políticas sanitarias”.
¿Cuál es el plan detrás de la app?

Desde el Gobierno «pidieron ser muy cuidadosos con copiar las recetas de otros países para contener la pandemia», relató uno de los expertos que trabajó en el desarrollo de la app.

Schapachnik reveló que «a medida que la crisis vaya cambiando de forma se va a ir modificando el uso de la aplicación que ya tiene como base a más de 1 millón de usuarios».

En el marco de la cuarentena «segmentada» que se viene, «la app permitirá tomar distintos tipos de medidas, desde acercarle a la gente información sobre los cuidados, dependiendo de dónde esté y del estado de la pandemia».

«Permitirá tomar medidas segmentadas y tener soporte tecnológico para brindar información segmentada sobre cómo avanza la crisis”, agregó el especialista.

En ese marco, no descartan que, llegado el momento, el gobierno nacional o distritales tomen la decisión política de «integrar el permiso de circulación para segmentar y limitar la circulación de personas en determinadas zonas de acuerdo al número de DNI y decirle a cada persona qué días tiene permitido circular”.

«Al gobierno le preocupa que no se convierta en un sistema de control y uso de datos privados como hacen Singapur o Corea del Sur o países con regímenes autoritarios”, indicó el experto consultado por A24.com.

“En pos de avanzar en esa transparencia, una de las ideas para las siguientes etapas es que la aplicación sea de código abierto, a diferencia de la mayoría de los sistemas informáticos que hacen las empresas tienen códigos cerrados», señaló.

El experto dijo que “no tendrá nada que ver con el ciberpatrullaje ni ciberespionaje. Como preocupa muchísimo eso, la idea es poner en claro que esta aplicación no ocultará nada».

¿Quiénes la desarrollaron?

La decisión de cómo se utilice la tecnología es una decisión política que está en manos del presidente Alberto Fernández y el Comité de Emergencia COVID-19 integrado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, junto a los ministerios de Salud, y de Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Innovación.

Sumaron la colaboración expertos del Conicet, la Fundación Sadosky, la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) y empresas que la integran como Hexacta, Globant, G&L Group, C&S, QServices, GestiónIT, Intive, Finnegans y Faraday .

El modelo Singapur

Usan métodos de reconocimiento facial para detectar por dónde anda la gente, dispusieron el control de todos los datos personales de los celulares: desde las compras electrónicas hasta los horarios que están conectados, todas medidas invasivas de la privacidad.

Prácticas que en Argentina tendrían un fuerte nivel de rechazo y está lejos del marco legal. «También los funcionarios son muy claros, no quieren usar geolocalización”, señala el experto de la Fundación.

Foto del autor undefined
Stella Gárnica