blog Con una buena actuación colectiva, el Naranja derrotó a Alvarado en el partido de ida y sacó ventaja en la serie. Guillermo Aguirre fue el autor del gol. Lucas Di Grazia, la figura.

   Deportivo Roca sigue encendido en la Copa Argentina. Aprovechó el envión anímico de la eliminación a Cipolletti y ayer derrotó por 1-0 a Alvarado de Mar del Plata.

   Por el partido de ida de la segunda fase de la ronda preliminar, los dirigidos por Mauro Laspada volvieron a tener una gran actuación y se quedaron con un buen resultado de cara a la revancha, que se jugará el lunes.

   Alvarado salió decidido a imponer su estilo de juego. Con Matías Caro activo, manejó la pelota y tuvo la iniciativa aunque no logró ser profundo.

   Roca no se dejó avasallar en su propia casa. Presionó muy bien en el mediocampo, cortó los circuitos de juego de la visita y tuvo varias oportunidades para anotar.

   El primer cuarto de hora fue frenético. Ambos equipos apostaron al golpe por golpe y la pelota pasó más tiempo en las áreas que en el medio.

   Las primeras chances claras fueron todas del Depo. Primero lo tuvo Prioreschi, de gran primer tiempo, luego un centro del Ruso no encontró destinatario y finalmente fue Portiño quien desperdició su oportunidad.

   La visita no quiso ser menos pero se encontró con Lucas Di Grazia en una noche inolvidable. El arquero Naranja se lució con dos grandes atajadas sobre Caro y Lucero.

   A los 16’ cambió la historia. Guillermo Aguirre agarró un rebote afuera del área, sacó un bombazo imparable y puso a Roca 1-0 arriba.

   Tras el gol el partido bajo en intensidad pero aún así ambos equipos estuvieron cerca de convertir. Las más claras fueron para Alvarado, que volvió a chocar con un Di Grazia, que respondió siempre que el Depo lo necesitó.

   El segundo tiempo tuvo un trámite muy distinto. Los marplatenses se adelantaron en el campo de juego, mientras que Roca se replegó y espero por un contragolpe para aumentar la ventaja.

   A pesar del dominio territorial y de pelota los dirigidos por Mauricio Giganti no lograron se profundos, ni tampoco pudieron inquietar demasiado al elenco local.

   Roca se aferró al resultado con un gran trabajo del pibe Joaquín Alderete, quien ingresó en el entretiempo por Ostapkiewicz, se metió en la zaga central y estuvo impasable.

   Con el correr de los minutos, Alvarado cayó en la desesperación y no tuvo muchas ideas para vulnerar la defensa Naranja. Y cuando lo hizo, volvió a chocar con Lucas Di Grazia.

   En los últimos cinco minutos Roca despertó, tuvo un par de oportunidades para aumentar la diferencia, pero entre el juez de línea y la falta pericia debió conformarse con el 1-0.

   Los de Mauro Laspada consiguieron ayer un buen resultado de cara al partido de vuelta y se ilusionan con meterse en el cuadro principal de la Copa Argentina.

El dato Naranja

2

   Los jugadores de Roca que llevan convertidos dos goles en la Copa Argentina: Ostapkiewicz y Aguirre.

   La revancha se jugará el próximo lunes, desde las 21, en el estadio José María Minella de Mar del Plata.

Fuente y Foto: Diario Río Negro.