blog El sanjuanino dejó de lado los movimientos tácticos en su primer entrenamiento y se dedicó a hablar en privado con cada uno de los referentes. Hoy entrena y viaja a Río Cuarto por una victoria.

   Cuando el tiempo apremia hay que tomar decisiones que no es otra cosa que elegir algo y postergar otra. En esa encrucijada se encontró Raúl "Purruco" Antuña  en su primer entrenamiento al frente de Juventud, en la ciclotímica tarde de ayer en el predio de calle Franco Pastore. Y el flamante entrenador tomó un camino.

   A poco más de 48 horas del próximo compromiso  de Juventud frente a Estudiantes en Río Cuarto por la fecha 16, Antuña decidió entregarle la práctica regenerativa al preparador físico Kevin Pizarro, que se las arregló bajo el sol para hacer ejercicios en los sectores menos anegados por la lluvia que azotó a la ciudad apenas una hora antes, se refugió en una oficina del predio junto a su ayudante de campo "Roly" Rodríguez  y se entrevistó mano a mano con 12 jugadores del plantel. Los once que arrancaron el clásico puntano y su coterráneo Edgardo Díaz.

   "Encontré un grupo de jugadores con muchas ganas de sacar esto adelante, que tiene una gran calidad y jerarquía lo sabíamos, pero demostraron autocrítica y eso es un gran  paso adelante, reconocer el problema para afrontarlo", dijo en una de sus primeras declaraciones. 

   "Nos vamos a reunir de a uno con todos los jugadores del plantel, acá va a jugar el que está mejor, ése es nuestro mensaje y se lo voy a dar de la misma manera a los 34 jugadores del plantel", dijo Antuña y agregó: "De a poco vamos a ir viendo qué sistema de juego empleamos. Por el momento sólo pienso en Estudiantes de Río Cuarto y en intentar ganar ese partido", cerró "Purruco".

   Hay una certeza, no podrá contar con Nicolás López Macri lesionado y esperará hasta último momento por su goleador José Michelena.

Fuente y Foto: El Diario deLa República.