blog Son momentos difíciles para el fútbol del interior. Está a punto de que sea oficial la eliminación del Federal B y C, y si bien los rumores ya hace varios años que vienen rondando nunca se pensó que iba a llegar, realmente, el momento. Desde Pasión Federal hacemos un repaso del Federal B desde que se creó, con otro nombre y otro formato, muy similar a lo que quieren hacer ahora.

El actual Federal B lleva 23 años, no siempre con el mismo formato y ni siquiera el mismo nombre. En la temporada 1995/96 se creó un torneo con el objetivo de ser el intermediario entre las Ligas locales, para los clubes indirectamente afiliados a AFA, y el Argentino A, en ese momento, el cual llamaron Argentino B. Era la cuarta y última categoría de ascenso, por debajo solo existían las ligas de origen de cada club, esqueleto que quieren desarrollar con esta reestructuración.

Fue un torneo regionalizado, que se disputó durante nueve ediciones, en el que los clubes desde sus ligas clasificaban para luchar por un ascenso a la tercera categoría del fútbol argentino (Argentino A).

En la décima edición (2004/05) se decidió crear una cuarta categoría fija, en la que los clubes mantengan la plaza año a año, siempre y cuando no estén en posición de descenso, y una quinta que vendría a ser el nuevo intermediario entre ligas locales y AFA, al que llamaron Argentino C.

Con este nuevo formato del Argentino B, se redujo considerablemente la cantidad de equipos que lo jugaban, de un promedio de 130 que lo venían haciendo paso a tener 48 clubes fijos. Los cuales fueron seleccionados por méritos deportivos pero, también, por estructura y capacidad económica para solventar y afrontar el torneo.

A partir de ahí estos clubes que venían disputando la cuarta categoría, aunque sin plaza fija, comenzaron a establecerse en AFA y a poder realizar proyectos a largo plazo, ya que contaban con la seguridad de que aunque no asciendan esa temporada su lugar seguía vigente. Esto hizo que clubes como Deportivo Madryn, Santamarina (hoy B Nacional), Gimnasia de Mendoza, Estudiantes de San Luis (hoy B Nacional), San Martín de Tucumán (hoy B Nacional), Sportivo Belgrano, Boca Unidos (hoy B Nacional), Juventud Unida de Gualeguaychu (hoy B Nacional), estos son tan solo los clubes que participaron en el primer torneo con plaza fija, pudieran tener un proyecto a largo plazo y llegar a jugar en las categorías más altas del fútbol argentino, e inclusive, en algunos casos, en la máxima, enfrentando a River, Boca, y todos los grandes que sus hinchas tan solo veían por televisión sin imaginar que algún día estarían yendo a la cancha, con los colores del corazón a flor de piel, y ver entrar, para enfrentar al club de sus amores, a jugadores con camiseta azul y amarilla que años atrás aparecían en televisión ganándole una final del mundo al Real Madrid o al Milan.

El torneo siguió desarrollándose y comenzaron a participar más clubes provenientes de esta nueva quinta categoría, llegando a conseguir esa tan preciada plaza fija en AFA que les permitía la oportunidad de crecer como institución, fomentar jugadores y la oportunidad de soñar con proyectos serios que los depositen a largo plazo en las competencias más grandes del país. Se formaron y crecieron clubes como, además de los antes mencionados, Atlético Paraná, Patronato de Paraná (hoy afianzado en la Super Liga), Cipolletti, Crucero del Norte, Douglas Haig, Mitre de Santiago del Estero (hoy B Nacional), Agropecuario (hoy B Nacional), y varios más, en el trascurso de los nueve años como categoría fija, que hoy están transitando entre las tres categorías principales del fútbol argentino y que, tal vez, sin la posibilidad y la tranquilidad para poder forjar un proyecto a largo plazo nunca lo hubieran conseguido.

En el trascurso de los nueve años que lleva el Argentino B, sin ser intermediario entre Ligas y AFA, mutó demasiado, fue un torneo muy manoseado, las cuestiones organizativas cambiaron año a año y nunca con una planificación coherente. Es verdad que había clubes que debían recorrer muchos kilómetros para competir, por lo que era necesario una mejor regionalización. Por este motivo, en la temporada 2011/12 se invitaron 12 clubes para completar los 60 y poder regionalizar, se tuvo en cuenta méritos deportivos, pero también de infraestructura y económicos. Sin embargo, para el Consejo Federal esto no bastó y en la temporada siguiente se invitaron 40 clubes, para completar los 100, a la siguiente se incrementó el número en 36 más, y a fines del 2014 cambió de nombre y de formato, pasó a llamarse Federal B y, torneo corto de transición mediante, a jugarse en temporada anual. En 2015 mantuvo la cantidad de clubes, y en 2016 volvió a cambiar la temporada, con un torneo corto de Febrero a Julio intentaron volver a disputarlo en dos mitades de año. Sin embargo esto no fue así, se disputó el siguiente torneo a partir de Agosto de 2016, culminó en Diciembre y luego no hubo participación hasta Agosto de 2017, con clubes sin competencia por 6 meses. En ese Federal B 2017, el último, se volvieron a invitar clubes para llegar a un total de 160 participantes, se disputó un torneo apretado de Julio a Diciembre en el que, ridículamente, se tuvieron que disputar las finales un Miércoles por la noche.

De la temporada 2011/12 a la fecha las invitaciones del Consejo a formar parte del torneo duplicaron los ascensos (175 a 83), sin duda esto comenzó a quitarle prestigio al torneo, comenzaron a participar clubes que lejos estaban de competir contra los antes mencionados (Patronato, Santamarina, Mitre, etc.) y que más lejos aún estaban de tener infraestructura decente y capacidades para costear los gastos que requiere el torneo. Tan marcado fue el error del Consejo que de las invitaciones que ellos realizaron 11 han renunciado a su plaza, 64 descendieron y 43 lo hicieron el mismo año que recibieron la invitación, teniendo en cuenta que 35 clubes, de los 175, solo jugaron una temporada por recibir el agasajo para el 2017.

Sin dudas esto fue generando una bola de problemas insostenible, clubes que se lanzan a disputar un torneo para el cual no están preparados y terminan adeudando sueldos, clubes grandes que se encuentran en una categoría masiva de la que le es difícil salir, clubes que no cumplen con los requisitos de AFA y reciben un comunicado tras otro de multas y advertencias por no tener las mínimas condiciones requeridas.

El Federal B hoy es deficitario e insostenible, pero ESTE Federal B, el que manoseó y creó el Consejo Federal en los últimos 6 años, no AQUEL que le dio la plaza fija a Patronato de Paraná para crear un proyecto a largo plazo, hacer las cosas bien y hoy estar a 2 puntos de clasificar a la copa Sudamericana.

Hoy se fue todo de las manos y quedó lejos ese torneo, de clubes competitivos, que permitiría soñar que, haciendo proyectos bien pensados y respetados, en unos años, podría TU club recibir a Marcelo Gallardo con su River.

Hoy el Consejo Federal, lejos de hacer autocrítica y tratar de solucionar el problema sin castigar a los clubes que están preparados para este torneo, parece encontrar la solución volviendo a 1995, que la cuarta categoría sea intermediaria entre ligas y AFA, que los clubes que comenzaban a hacer las cosas bien y a crear sus proyectos tengan que jugar un torneo apretado en 3 meses totalmente de play off, ganarle a todo el país en partidos de ida y vuelta y recién ahí poder forjarse con una plaza fija. Es una pena que retrocedamos 23 años justo cuando los clubes del interior estaban teniendo cada vez más participación. 

Pasión Federal.

ZonaFinales
Local Visitante
Sol De Mayo 2 - 1 Ferrocarril Sud
Resultados de la Última Fecha