blog Nuevamente el goleador del equipo, Sebastián Díaz, fue artífice del triunfo dos a cero ante Camioneros riograndense marcando por duplicado.

Los representantes de uno de los gremios más poderosos de la Argentina, que llegaba esta nueva parada del Federal con la sana intención de hacerle daño al puntero invicto de la zona y no imbuidos en el rol sumiso de partenaire o sparring. Acatando sin reproche alguno los movimientos indicados por el verdadero protagonista de la contienda, traslación o comparación mediante. Tácitamente nos referimos a los dirigidos por Luis Manuel Blanco que se llevaron tres unidades legítimas. Empero por la efectividad en el área de enfrente, es decir en el desequilibrio individual y no por una abrumadora superioridad colectiva hacia un adversario que le hizo frente tan pronto comenzó a rodar el esférico, como dirían los relatores de antaño.
El “mono” Martínez tuvo trabajo – Demasiado para la inactividad habitual de partidos anteriores de local, en los que se aburrió demasiado.
El local mantuvo el control del balón en el inicio del encuentro, con el acostumbrado orden táctico, en base a esas triangulaciones desde mitad de cancha a través de Jonathan Di Toro, Oscar Cisneros y el cambio de ritmo impuesto por Alexis Villacorta, metiendo ese pase entre líneas para la definición de Sebastián Díaz o Federico Coronel. Y que salvo un desborde del cordobés, que de taco no pudo conectar auro Fuentealba, no pudo el local entrarle a un camionero que defendió con firmeza, sin dejar grietas por donde se pudiera filtrar alguna situación de peligro generada por Boxing.
Antes de los diez, el uno levantó sobre el horizontal, furibundo remate del delantero Jonathan Bustos. Acto seguido, a la salida del córner, es otro Jonathan -de apellido Salazar-, que le perdona la vida al guardavalla Martínez, al no poder conectar al gol el centro servido.
Indudablemente, por partida doble el mejor momento de la vista y el peor del local que no daba pie con bola en el desarrollo del partido sin poder agredir a un adversario bien planteado en el campo de juego y que acumulaba méritos suficientes para llevarse al intervalo algo más que el cero.
En el registro de la producción ofensiva del local, un remate por arriba del travesaño del arco, que a espaldas de la calle Rivadavia, defendió ese arquerazo de la visita Alejandro Godoy, quien descolló recién en el segundo cuando el local recuperó el protagonismo del trámite y empujó hacia el arco a Camioneros.

Se lo pierde el nueve… Es decir Jonathan Bustos, cuando en una cortada en diagonal enfrenta a Eduardo Martínez, quien anticipa con las piernas, salvando la ropa secada al sol.
Es cierto, que el viento en contra que le tocó en suerte al albiverde pudo haber incido en su flaca producción ofensiva. Empero, no hay que desmerecer la solidez de la visita y la audacia en ataque con la que encaró la primera mitad. Sobre el final el once Salazar comanda una contra, que no puede capitalizar Jonathan Bustos. Y zafó el “mono” Eduardo Martínez.
En resumidas cuentas, el local al cabo del primer capítulo nunca pudo armar su juego.

Otro contexto. El que enmarcó las acciones en la complementaria, los dos fueron al frente con más decisión Boxing. Que luego del lavado de champú, efectuado por el entrenador local a sus dirigidos, salieron a desengancharle el acoplado al camionero…
Lástima que el fragor de la lucha se cobró la quinta amarilla al central Federico Villar, por lo cual le impide estar el próximo partido.
Se lo pierde Cisneros, a la salida de un servicio de esquina.
La visita no se quedó atrás, que tuvo en la cabeza de Salazar. Que salva el uno del local manoteando al córner.
Otra vez el volante Cisneros -de constante participación ofensiva- le da de aire y para la foto Alejandro Godoy levanta sobre el larguero.
Esa especie de tren Valencia que es lanzado al ataque desde su lateral: el gran Mauro Fuentealba termina con un centro a media altura que ni Federico Gómez, ni el cordobés Sebastián Salazar, logran conectar a la red.

Tiempo de cambio- Que lo inauguró el local.
Adentro: Cristian Figueras, afuera: el lateral Juan Carlos León.
Sobre cartón el golero camionero manotea sobre el horizontal un tiro libre ejecutado por Jorge Olguín.
La insistencia ofensiva del albiverde iba incrasando y fue en otra intervención de Sebastián Díaz, en que su equipo estuvo a punto de romper el cero.
Acto seguido le entra “feo” a un delantero Sebastián Del Fort, que complicó a todo el fondo boxinguista
y se hace acreedor al acrílico amarillo.

Y llegó no más… Tanto va el cántaro a la fuente que termina de romperse.
Fue a través de una perfecta media vuelta dentro del cordobés Sebastián Díaz, con un disparo a media altura a la derecha. Estableciendo la esperada apertura en el marcador, con la cual se soltó más Boxing. Jugando un poco más con la urgencia de un digno Camionero, que al menos mereció no irse zapatero de Rivadavia y Pcias Unidas. En virtud de que pusieron en aprietes en más de una ocasión al portero Eduardo Martínez.

Casi el segundo… En un cabezazo de Federico Gómez, que como en toda la tarde encontró bien ubicado al arquero visitante.
Oxigenación en el dueño de casa. Brian Vega, en lugar del delantero Federico Gómez.
El camionero, jugado por jugado le tira el acoplado al alviberde y en los pie de su número nueve Jonathan Bustos, acaricia el empate.

Que lo parió… el golazo del cordobés, guitarrero y goleador –Sebastián Díaz-depredador del gol. Que saca un misil tierra aire desde unos 35 metros, que se le mete al pobre de Alejandro Godoy.
Por el medio del arco, golazo que dijo golazo -como diría el gran Walter Nelson- recontra-golazo. Definiendo un partido por demás complicado. En el que nunca se sintió cómodo por la sencilla razón de que nunca lo atacaron de local. Tanto como el camionero riograndense

Texto y Foto: La Quimera

ZonaFinales
Local Visitante
Sol De Mayo 2 - 1 Ferrocarril Sud
Resultados de la Última Fecha