Mar del Plata: sorprendió a los turistas un extraño fenómeno en la espuma de mar

Una extraña espuma cubrió la costa marplatense. Es una masa densa, viscosa y aireada, que se adhiere a la piel. Es un fenómeno natural que involucra materia orgánica derivada de algas marinas.Lucca emerge del mar y se planta erguido como un superhéroe, con los puños cerrados y los brazos flexionados para destacar sus bíceps, perdidos como toda su piel debajo de tanta espuma. Un disfraz natural de cabeza a pies, pegajoso y espeso. Algo incómodo, pero tan divertido como para volver a sumergirse y renovarlo. Así, una y otra vez.

Con la lluvia que acecha, en una playa desolada, la atracción pasa por esta imagen fenomenal que se repite en distintos puntos de la costa marplatense, con olas que en su último esfuerzo sobre la orilla se convierten en una masa viscosa, densa y aireada. Un colchón de hasta medio metro de altura que se adhiere a la piel y se vuelve difícil de retirar, salvo con agua o un buen esfuerzo con toallas.
Especialistas consultados por La Nación dejaron en claro que se trata de un fenómeno natural que involucra materia orgánica derivada de algas marinas, que se concentra en la costa y por acción de las olas se convierte en espuma.“Cuando crecen muchas algas de una especie que en su interior tiene este tipo de sustancias tensioactivas, se rompen por efecto de las olas y sucede lo que en un lavarropas con jabón: hay movimiento, entra aire y se forma espuma”, explicó de manera sencilla la licenciada en química Nora Montoya, jefa del Programa de Química Marina y Mareas Rojas del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep).

Atendió a La Nación al regresar de tomar algunas muestras en la zona de Punta Mogotes, donde más evidente se hizo la presencia de esta espuma. Más allá de las precisiones pendientes sobre la especie que la produjo, aclaró que en este caso “no son tóxicas ni nocivas”.
Mar del Plata: sorprende a los turistas un extraño fenómeno en la espuma de mar

Buena aclaración para Lucca y sus hermanas, Serena y Catalina, que son de la ciudad de Buenos Aires y se adueñaron del frente de playa que corresponde al balneario 6 de Punta Mogotes para convertirlo en una experiencia lúdica inolvidable. Solo se les ven los ojos entre tanta espuma con consistencia de claras batidas a nieve y casi tan pegajosa como un merengue.
“Se te pega, hace como burbujitas y en la piel te genera como cosquillitas”, dice la mayor, que se zambulle a la par de sus hermanos en medio de esa suerte de esponja que sobrevive durante horas si el agua no la toca o la cubre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.