A días de su reapertura, amenazan con cerrar las playas británicas por el desborde de gente

El cambio de estación parece haber hecho a los británicos olvidarse del coronavirus, pese a que el Reino Unido es, por lejos, el tercer país en el mundo con mayor cantidad de muertos (43.314 personas) después de Estados Unidos y Brasil.

La llegada de la primavera vino acompañada por una ola de calor y buen tiempo anticipada, En consecuencia, miles de británicos se volcaron a las playas, lo que provocó un alerta en las autoridades y le abrió la puerta a una posibilidad concreta: que las playas sean clausuradas.Después de meses, hubo colas y atascos en las carreteras hacia las principales ciudades costeras. Por supuesto, con la arena abarrotada de gente, el distanciamiento social, mayor a un metro, fue prácticamente imposible de respetar.Esto llevó a varios intendentes y autoridades locales a plantear la necesidad de cerrar el acceso a las playas si esta situación se mantiene. En Twitter expresaron su enojo y desazón.

“No importa lo que hagamos, estos idiotas viles ignoran nuestras reglas». Así de contundente fue Vikki Slade, la líder del Consejo de Bournemouth. La ciudad costera, al suroeste de Londres, estuvo colmada de turistas y locales que se volcaron masivamente a la playaAgregó que por las inconductas y actitudes observadas, gran parte de los habitantes de la ciudad ven con agrado que se cierren los accesos a las playas.

En una conversación con su colega Laura Miller, del condado de Dorset, señaló: «Estamos haciendo todo lo que podemos: señales, cierre de caminos, educación. Pero nada funciona, no les importa»..Situaciones similares se vieron en Christchurch y muchas otras localidades costeras.

La pandemia, en tanto, está lejos de ser controlada en el Reino Unido, luego de que un descartado plan de «inmunidad de rebaño» diera paso a una cuarentena como en casi todo el mundo. Incluso el primer ministro Boris Johnson contrajo el COVID-19.

Sin embargo, nada parece hacer mella en la marcha del propio Johnson. El plan hacia la nueva normalidad no se detiene ni con las playas desbordadas que hacen imposible el «distanciamiento social».Desde el próximo 4 de julio también reabrirán los pubs y restaurantes. Para garantizar una recuperación económica más rápida, el primer ministro tomó otra medida polémica desde el punto de vista sanitaria: reducirá la distancia social a solo 1 metro dentro de los locales.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.