Anses y la crónica de un final anunciado: las razones de la salida de Vanoli

Tras la salida forzada de Alejandro Vanoli de la ANSES el Gobierno ya piensa en «una nueva etapa de gestión» para afrontar la profundización de la crisis económica y social a raíz de la extensión de la cuarentena.

Cerca de Alberto Fernández explicaron a A24.com que el pedido de renuncia del ahora ex titular de la ANSES tuvo dos desencadenantes centrales:El caos generado en los bancos cuando miles de jubilados terminaron agolpados en las calles intentando cobrar sus haberes
Y problemas en la ejecución del pago de ayuda especial a monotributistas y trabajadores informales (IFE)Todavía no se formalizó la renuncia de Vanoli porque sería el propio Presidente quien anuncie en las próximas horas a su reemplazante.

Cerca de Alberto explican que la salida de Vanoli se enmarca en un cambio de estilo de gestión, que había sido pensado de una manera en diciembre, para resolver el problema del déficit, y tuvo problemas para afrontar la crisis que se desató por la cuarentena decretada para controlar la pandemia de coronavirus.

El estilo «Se pensaba para un partido desde diciembre con un delantero bajito y habilidoso de área, y ahora se necesita un tanque alto y fuerte de 9 que meta goles, porque plata estamos metiendo….», relatan cerca del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encargado de pedirle la renuncia al titular de la ANSES.En Casa Rosada ahora dicen que «se viene otra época de la gestión. Y la Anses será primordial y se necesita más determinación en la gestión».

«Vanoli venía a reparar el caos financiero que dejó el macrismo y ahora se necesita un piloto de tormenta para la peor crisis socioeconómica jamás prevista y la Anses es la viga central de gestión», señalan en Balcarce 50.

Cortocoircuitos en el gabinete por la crisis

Cuentan cerca del Presidente, que además hubo cortocircuitos en el mismo gabinete.

Cafiero, por orden del Presidente, con otros ministros como el de Economía, Martín Guzmán y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, insistían en la necesida de agilizar la ayuda del Estado a las empresas Pymes y distintos sectores sociales más vulnerables.Pero Vanoli se resistía a pagar la segunda cuota del IFE que, dicen en la Rosada, «claramente habrá que resolverlo».

Se trata de 8 millones de hogares y 80 mil millones de pesos que el Estado nacional desembolsará en abril y deberá volver a hacerlo en mayo, a partir de la paralización de la mayoría de las actividades económicas.

«Si pagamos marzo, con abril hundido y todos en cuarentena con más razón habría que pagar una cuota 2 de IFE. Y además es una decisión del Presidente», señalan en el Gobierno.

La decisión de imponerle la salida a Vanoli la tomó el miércoles por la mañana el Presidente, cuando se enteró por Cafiero que Vanoli tampoco había designado representantes del Estado en empresas que tienen acciones de la ANSES.Fue la gota que rebalsó el vaso. El jefe de Gabinete, por orden de Fernández, citó a Vanoli para las 19 a Casa Rosada y le pidió la renuncia.

Redacción A24.com

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.