CuidAr: ¿Cómo es y hasta cuánto podrá controlar a la población la nueva app del Gobierno contra el coronavirus?

El Gobierno admite que la sociedad argentina no acepta políticas de control ciudadano, después de 37 años de democracia. Por eso aclara que la nueva versión de la aplicación para celulares CuidAr que busca incluir como otro método para controlar la pandemia en Argentina, será solo de uso “voluntario”.

En ese marco, cerca de la Casa Rosada descartan que estén pensando en utilizar sistemas de geolocalización de personas que no cumplan la cuarentena, como hicieron los modelos «exitosos» de China, Singapur o Corea del Norte pero con duras críticas por tratarse de regímenes dictatoriales.Según señaló a A24.com Fernando Schapachnik, uno de los expertos de la Fundación Sadosky que trabajó en el desarrollo de la app junto científicos del CONICET, de la Cámara de la Industria del Software y el ministerio de Ciencia y Tecnología, la aplicación -que lanzó la jefatura de Gabinete, “va a ir evolucionando a medida que se necesiten otras funcionalidades”.

Pero el modelo no será China ni Singapur, regímenes autoritarios que avanzaron sobre los datos y derechos individuales, aclaró.Sebastián Uchitel, investigador del Conicet, sostuvo que «la idea es que esta aplicación sea una base para la implementación de las políticas que el gobierno quiera ir implementado para manejar la cuarentena».

¿Qué puede hacer el Gobierno con la App?

Schapachnik, de la Fundación Sadosky que depende del Ministerio de Ciencia y Tecnología, precisó que «el Gobierno pidió por ahora cuatro aplicaciones simultáneas para intentar controlar y medir el avance de la pandemia».

La idea es avanzar en la «etapa localizada o segmentada de la cuarentena, por barrios, ciudades o regiones para detectar dónde se registran brotes de transmisión comunitaria».Las 4 aplicaciones que usarán en la cuarentena segmentada:

1. Autodiagnóstico de COVID-19: El Gobierno intentará crear estadísticas sobre la localización geográfica de los contagios a través de los datos que recopile de los usuarios que se bajen la aplicación y se hagan «autodiagnóstico por síntomas» de coronavirus.
Esa aplicación funcionará como «un primer filtro para evitar el colapso de las líneas telefónicas de emergencia» de cada provincia o distrito.
En caso de coincidir con síntomas sospechosos, la misma aplicación derivará a un operador médico que se pondrá en contacto con la persona para atenderla y derivarla al sistema sanitario.
2. Trámite del permiso para circulación en transportes públicos o vehículos a quienes estén previstos en las actividades exceptuadas de la cuarentena.
Aclaran que, al menos por ahora, no se utilizará para controlar las salidas para hacer compras al supermercado o por el barrio.
3. El Gobierno pidió otras dos aplicaciones: una “tiene como objetivo ayudar a la organización de los centros de operaciones” como por ejemplo, la disponibilidad de camas de terapia intensiva en cada región.
4. La otra “permite tener una visión de diagnósticos para saber dónde se producen brotes para determinar las políticas sanitarias”.
¿Cuál es el plan detrás de la app?

Desde el Gobierno «pidieron ser muy cuidadosos con copiar las recetas de otros países para contener la pandemia», relató uno de los expertos que trabajó en el desarrollo de la app.

Schapachnik reveló que «a medida que la crisis vaya cambiando de forma se va a ir modificando el uso de la aplicación que ya tiene como base a más de 1 millón de usuarios».

En el marco de la cuarentena «segmentada» que se viene, «la app permitirá tomar distintos tipos de medidas, desde acercarle a la gente información sobre los cuidados, dependiendo de dónde esté y del estado de la pandemia».

«Permitirá tomar medidas segmentadas y tener soporte tecnológico para brindar información segmentada sobre cómo avanza la crisis”, agregó el especialista.

En ese marco, no descartan que, llegado el momento, el gobierno nacional o distritales tomen la decisión política de «integrar el permiso de circulación para segmentar y limitar la circulación de personas en determinadas zonas de acuerdo al número de DNI y decirle a cada persona qué días tiene permitido circular”.

«Al gobierno le preocupa que no se convierta en un sistema de control y uso de datos privados como hacen Singapur o Corea del Sur o países con regímenes autoritarios”, indicó el experto consultado por A24.com.

“En pos de avanzar en esa transparencia, una de las ideas para las siguientes etapas es que la aplicación sea de código abierto, a diferencia de la mayoría de los sistemas informáticos que hacen las empresas tienen códigos cerrados», señaló.

El experto dijo que “no tendrá nada que ver con el ciberpatrullaje ni ciberespionaje. Como preocupa muchísimo eso, la idea es poner en claro que esta aplicación no ocultará nada».

¿Quiénes la desarrollaron?

La decisión de cómo se utilice la tecnología es una decisión política que está en manos del presidente Alberto Fernández y el Comité de Emergencia COVID-19 integrado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, junto a los ministerios de Salud, y de Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Innovación.

Sumaron la colaboración expertos del Conicet, la Fundación Sadosky, la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) y empresas que la integran como Hexacta, Globant, G&L Group, C&S, QServices, GestiónIT, Intive, Finnegans y Faraday .

El modelo Singapur

Usan métodos de reconocimiento facial para detectar por dónde anda la gente, dispusieron el control de todos los datos personales de los celulares: desde las compras electrónicas hasta los horarios que están conectados, todas medidas invasivas de la privacidad.

Prácticas que en Argentina tendrían un fuerte nivel de rechazo y está lejos del marco legal. «También los funcionarios son muy claros, no quieren usar geolocalización”, señala el experto de la Fundación.

Foto del autor undefined
Stella Gárnica

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.